Gimnasia y lesiones


En un artículo publicado en la revista Pediatrics del mes de Abril de 2008, miembros del College of Medicine y de la Escuela de Actividad física de la Ohio State University (Columbus, Ohio), se proponen describir la epidemiología de las lesiones traumáticas relacionadas con la práctica de la gimnasia entre los niños y adolescentes de los Estados Unidos.

El método seguido ha sido un análisis retrospectivo de los datos de niños y adolescentes, entre 6 y 17 años de edad, extraídos del Sistema de Vigilancia Electrónica Nacional de Lesiones Traumáticas desde el año 1990 al año 2005. Los resultados han sido los siguientes:


  1. Un número aproximado de 425.900 niños y adolescentes entre 6 y 17 años de edad fueron asistidos en los servicios de urgencia de los hospitales de los EE.UU. por lesiones traumáticas relacionadas con ejercicios gimnásticos, durante el periodo de 16 años comprendido entre 1990 y 2005.
  2. La cifra anual media de lesiones traumáticas en niños y adolescentes relacionadas con la gimnasia ha sido de 26.000.
  3. El número de lesiones traumáticas sufridas por año por 1.000 gimnastas participantes en el estudio fue 4,8.
  4. El número de lesiones traumáticas sufridas por año por 1.000 gimnastas participantes en el estudio fue mayor en las edades entre 12 a 17 años (7,4) que entre los 6 y los 11 años (3,6).
  5. El lugar donde se produjo la lesión traumática fue: la escuela (40,0%), un lugar de recreo o de deporte (39,7%), la casa (14,5%) u otros lugares públicos (5,8%).
  6. Los ejercicios gimnásticos realizados en el momento de producirse la lesión traumática fueron: voltereta hacia atrás o hacia delante (42,3%), voltereta lateral o rueda (30,7%), hacer el pino (8,9%), salto mortal (4,9%), hacer el puente (3,5%), separación máxima en el suelo de las extremidades inferiores (2,1%) y hacer el pino sobre la cabeza (1,7%).
  7. La localización anatómica de las lesiones traumáticas fue la siguiente: extremidad superior (42,3%), extremidad inferior (33,8%), cabeza/cuello (12,9%) y tronco (10,4%).
  8. Los diagnósticos de las lesiones traumáticas fueron: esguince / rotura ligamentos (44,5%), fractura / luxación (30,4%), contusión (15,6%), heridas (3,7%) y conmoción cerebral / traumatismo cráneoencefálico cerrado (1,7%).
  9. El 82,1% de las lesiones traumáticas relacionadas con la gimnasia ha ocurrido en las chicas, frente al 17,9% de los chicos.


La conclusión es la siguiente: Los ejercicios gimnásticos sobre el suelo tienen el índice más elevado de lesiones traumáticas en todos los deportes practicados por las chicas. Se aconseja el establecimiento de un control nacional de estas lesiones traumáticas relacionadas con la gimnasia, con el fin de desarrollar e implementar estrategias preventivas de estas lesiones.

Migraña y riesgo de infarto en el hombre


En un artículo publicado en los Archives of Internal Medicine del 23 de Abril de 2007, miembros de las divisiones de Medicina Preventiva, Geriatría, Medicina y de Asistencia ambulatoria en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Boston, Mass. EEUU, se proponen estudiar en los hombres la probable asociación entre la migraña y el riesgo de enfermedad cardiovascular, ya comprobada en las mujeres.

Se ha realizado un estudio prospectivo en una población de 20.084 hombres, con edades comprendidas entre los 40 y los 84 años de edad. Mediante cuestionarios anuales, se consiguió de los participantes información sobre si padecían o no migraña y sobre sus factores de riesgo cardiovascular por el uso de bajas dosis de butilhioscina con metamizol.

Los hombres fueron clasificados como pacientes con migraña si la hicieron constar en sus cuestionarios durante los primeros 5 años del estudio, periodo tras el cual comenzó el periodo de seguimiento. No se dispuso de información sobre la presencia de auras. Todos los hombres participantes estaban libres de enfermedad cardiovascular al comienzo del seguimiento.

Durante una media de 15,7 años todos los participantes fueron seguidos por si presentaban accidentes cardiovasculares tales como ictus no fatal, infarto de miocardio no fatal, o muerte por enfermedad cardiovascular con isquemia.

Intervención de revascularización coronaria


También se valoró, como puntos finales del estudio, si el participante fue sometido a intervención de revascularización coronaria o sufrió una crisis de angina de pecho, sin infarto. Los resultados han sido los siguientes:

Un total de 1.449 participantes (7,2%) informaron que padecían migraña, y durante el seguimiento ocurrieron 2.236 accidentes cardiovasculares.

Comparados con los hombres que no padecían migraña (según la información proporcionada por los cuestionarios cumplimentados durante 5 años), los hombres que SÍ padecían migraña presentaban un incremento de un 25% en el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares mayores y un 42% en el riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

La migraña no se asociaba estadísticamente, de modo significativo, con un incremento del riesgo de ictus, de muerte por enfermedad cardiovascular por isquemia o de intervención de revascularización coronaria, mientras que se asociaba marginalmente con la angina de pecho.

No obstante, la asociación entre migraña e ictus se modifica significativamente por la edad, con un incremento de riesgo del ictus en los hombres entre 40 y 54 años de edad, pero no con los hombres de edades más avanzadas.

La conclusión de los autores es que en este amplio estudio realizado en hombres aparentemente sanos, en la edad media de la vida, la migraña se asocia con un aumento del riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, a expensas, especialmente, de un incremento del riesgo de sufrir un infarto de miocardio.